Martes, 24. Mayo 2016
  • La cultura de la prepotencia y la arbitrariedad que debemos desterrar

    La prepotencia, el abuso, la arbitrariedad, el exceso, suelen salir a flote cuando funcionarios o "servidores públicos" de alto nivel  se ven envueltos en escándalos o situaciones adversas. Creen que el cargo que ocupan les da derecho a hacer lo que quieran: a gritar, a ofender, a ordenar, a charolear, a usar sus influencias, siempre por encima de las obligaciones que debemos cumplir los ciudadanos de a pie.

     Dos exponentes de nuestra legislatura local protagonizaron recientemente hechos de abuso y prepotencia que debieron derivar en la tramitación inmediata de juicios de desafuero promovidos por el propio Congreso del Estado, dada la conducta antisocial e ilegal que mostraron frente a otra autoridad: la policiaca.

    Molesto porque detuvieron una camioneta de su propiedad que no portaba placas, que tenía permiso vencido y que era manejada por un chofer sin licencia, el diputado Oscar Bautista se trasladó hasta donde se encontraba detenida la unidad (que circulaba a todas luces de manera ilegal) para exigir en forma altanera que fuera liberada y de pasó faltarle al respeto y sobajar ante un superior a un agente que sólo hacía su trabajo:  “Sí, le pido a usted encarecidamente que cheque lista y liberen el vehículo y que le llame la atención a este 'pinche elemento' que le falta al respeto a la investidura que tengo como diputado”. ¿Falta de respeto a su investidura? ¡Pero si fue el propio legislador el que faltó al respeto a su propia investidura con esa inapropiada y condenable conducta!

    En otro testimonio de su arrogancia y del tráfico de influencias que se da en los círculos del poder, no pudo contenerse y dijo: “como quiera voy a hablar con el general (al parecer se refería al secretario de Seguridad Pública, general Arturo Gutiérrez) para darle mi queja, porque no se vale, soy de los que los ayuda en la Cámara y no atiende ni una llamada de uno, pues... ¿de qué se trata?” ¿No será esta una queja de intercambio de favores no correspondido?

    ¿Estamos frente a un representante de la sociedad o a uno más de los especímenes de la clase política que cree que el fuero de diputado le permite hacer lo que le venga en gana, incluso violar la ley e insultar impunemente? Un personaje de los que se supone hace leyes y reglamentos para que todos las cumplamos y  es el primero en violentarlos. Debería saber que el fuero es una figura que protege a los diputados (como a otros integrantes de los tres poderes) para no ser acusados y eventualmente encarcelados por las opiniones que emiten en el desempeño de su cargo, y no para tener manga ancha y cometer cualquier clase de delitos.          Lo que hizo Oscar Bautista no tiene nada que ver  con el fuero, se trata de un acto de prepotencia y arbitrariedad que no tiene justificación alguna y que lo cometió porque se sabe con poder y con la impunidad necesaria para hacerlo sin que haya consecuencias en su contra.

    Leer más...
  • Más dinero a propaganda y menos a obras

    Alejandro Rubín de Celis

    Ricardo Gallardo Juárez se comió sus palabras y sucumbió (como la inmensa mayoría de los políticos en México) a la tentación de promover su imagen con dinero público, a costa del mejoramiento de la calidad de vida de quienes vivimos en el municipio de San Luis Potosí.

    En uno más de sus engaños, el alcalde subió a Youtube un video un mes después de haber tomado posesión el 1 de octubre pasado, en el que sostuvo que no gastaría fondos ajenos en su imagen. Este es parte del mensaje:  “En este gobierno no se despilfarrará el dinero en publicidad para mi persona o para mi administración, ese recurso prefiero gastarlo en obras que beneficien a todos los potosinos”.

    Leer más...
  • La ética, indispensable en la función pública y en la política

    ¿Cómo se puede explicar la existencia de tanta corrupción e impunidad en México? ¿Qué es lo  que ha conducido a la clase política a llegar al extremo de engañar abiertamente a la ciudadanía y saquear los bienes públicos sin pudor alguno?

    Cualquier actividad humana que no se rige por principios y valores y que carece de contrapesos corre el  riesgo de caer en el exceso y en la irresponsabilidad, y  de generar severos daños a personas y grupos.

    Leer más...
  • Simulación cíclica

    Una de las múltiples formas como el régimen busca engañar a la ciudadanía haciéndole creer que se castigará la corrupción, es señalar el desvío de recursos de administraciones pasadas y aparentar que se les va a investigar y a sancionar de acuerdo a la ley. Al final todo resulta en una farsa.

    Leer más...
  • Comenzar por informarse…

    Victoriano Martínez Guzmán

    “Lo que pasa es que ustedes en un momento determinado, no es la pregunta por hacerla, es con el ánimo, sus periódicos, sus redacciones, de estar dando guerra”, así respondió el alcalde Ricardo Gallardo Juárez cuando se le preguntó por la fantasmagórica proveedora de medicamentos para personal de confianza por más de 34 millones de pesos al ayuntamiento en tres meses.

    “Es una invitación que se les hace simplemente para quienes así lo deseen”, aclaró el gobernador sobre la publicación de las declaraciones de intereses, patrimonial y fiscal de los integrantes de su gabinete, al firmar el acuerdo administrativo para que los funcionarios presenten esos documentos, como si hacerlo y guardarlas en un cajón fuera un acto de transparencia inigualable.

    Leer más...
  • ¿Haciendo tiempo para enderezar el entuerto?

    Alejandro Rubín de Celis

    Tres semanas y media después de que se había hecho pública la compra de medicamentos por 34 millones de pesos a la todavía dudosa proveedora Sandra Sánchez Ruiz, el gobierno municipal no había proporcionado una sola prueba que diera fe de la legalidad y transparencia de esa adquisición.

    Durante ese periodo y hasta el cierre de esta edición representantes de medios informativos pidieron una y otra vez a las autoridades hacer público el contrato de la compra de los medicamentos, el destino que se les dio y los beneficiaros, y la presentación física de Sandra Sánchez Ruiz para que aclarara todas las dudas que se había generado sobre su relación comercial con la nueva administración municipal.

    Leer más...
  • Si te manipulan es porque tú lo permites

    Juan Antonio González

    El ayuntamiento de San Luis Potosí regala kilogramos de tortillas, rellena garrafones de agua, reparte despensas y cobijas, así como también útiles escolares y en breve repartirá medicamentos y ofrecerá consultas médicas a precios bajísimos. Eso, por supuesto, no es todo, sino que también hay espectáculo y diversión. Paquita La del Barrió y Caifanes, por ejemplo.

    Pobre de la capital, es la misma dosis que se aplicó a Soledad de Graciano Sánchez desde hace nueve años. La fórmula no ha cambiado sino que se ha perfeccionado habida cuenta de sus buenos resultados electorales.

    Leer más...
  • Una poderosa razón del distanciamiento de la clase política con la sociedad

    ¿Por qué los políticos buscan afanosamente ocupar cargos públicos? ¿Será que tienen un fervoroso interés por servir a la sociedad?

    La política, entendida como el ejercicio del poder que promueve la participación ciudadana y que distribuye y ejecuta el mandato de la sociedad según sea necesario para garantizar el bien común, es una actividad trascendente. Quienes ocupan una posición de poder deben de contar, además de con las destrezas y habilidades propias de su función, con una profunda convicción de servicio a la comunidad.

    Leer más...
  • Políticos vs ciudadanos: a dos de tres caídas

    Jorge Zepeda Patterson

     

    Publicado en sinembargo.com el 24 de abril de 2016

    La cantina en manos del borracho. ¿O cómo entender que la Comisión de Anticorrupción en el Senado la presida el Verde Ecologista, el partido sinónimo de la deshonestidad? ¿O que el supuesto zar anticorrupción en la administración pública, Virgilio Andrade, sea amigo y subordinado de los ministros a los que debe investigar?

    Leer más...
Miércoles, 22 de Febrero de 2012 03:48

Candidatos No Registrados, la opción

por  Reflexión Ciudadana
Vota este artíiculo
(0 votos)

Ante la muy escasa capacidad, prestigio, compromiso social y ética política mostrada por cientos de candidatos a puestos de elección popular en décadas recientes, los votantes  nos formulamos ahora la pregunta,  ¿por quién voy a votar en las próximas elecciones?

Nos encontramos ante la disyuntiva de que, ya no es tanto quién es buen candidato para llevar nuestra voz a los distintos espacios de representación, sino quién es “el menos malo o el menos peor”.

 

A eso nos ha orillado la clase política que ha gobernado nuestro país y el estado pensando que no nos queda otra opción, ya no para aspirar a mejores condiciones de vida sino al menos para mantener las que tenemos. Pero quizá no te has dado cuenta que esa actitud, que esa posición, no ofrece ningún cambio en tu vida, ni da mejores oportunidades de bienestar y superación a tu familia y menos modifica las enormes desigualdades sociales que existen.

Como ya está plenamente demostrado en los últimos 40 años, los gobiernos de todos los partidos y de todos los colores han sido incapaces de responder a las demandas más sentidas de la población y hasta de resolver las necesidades más elementales de amplias franjas de mexicanos que aun carecen de agua potable, drenaje, energía eléctrica y pavimentación en sus calles, o no tienen empleo o el salario que perciben apenas les alcanza para cubrir necesidades básicas.

Volver a votar por las mismas opciones que nos ofrecen los partidos políticos lo único que provocará es que las cosas sigan como están o incluso que empeoren; los que sí  está claro es que no van a mejorar.

Si votamos por los de siempre, por los mismos partidos y candidatos -porque vaya que hay políticos que llevan años postulándose para uno y otro puesto de elección y esta vez no será la excepción– las débiles condiciones de nuestra economía, el empleo, la educación, las oportunidades de desarrollo y la deficiente calidad de vida que padecemos gran parte de la población se mantendrán como hasta ahora.

Mientras sigamos resignados a que las cosas no van a cambiar, a mantenernos en nuestra zona de confort porque tenemos medianamente resueltas nuestras necesidades o, peor aún, a aceptar que no podemos tener un mejor trabajo, un mejor salario, un empleo digno para nuestros hijos o una educación  de calidad que los lleve a competir en el nuevo entorno global en el que nos encontramos, nada cambiará.

El problema está en que no hemos sido capaces de superar esa barrera psicológica de votar “aunque sea” por el menos malo, y darnos la oportunidad de buscar otra alternativa. Preferimos conformarnos y acogernos a ese famoso refrán que dice: “más vale malo por conocido que bueno por conocer”.

El problema está en que los mexicanos no nos hemos atrevido a arriesgar en busca de algo diferente, de algo que nos permita ver y vivir cosas nuevas y tener una esperanza de que las cosas sí van a mejorar.

Por eso la pregunta es, ¿y qué puedes perder si votas por un opción distinta a lo que siempre te han ofrecido y que está comprobado que no funciona?

Desde luego que votar por una opción diferente no necesariamente es una garantía absoluta de que nos llevará a mejores estadios de vida, pero si una posibilidad real de que así suceda porque se trata de ciudadanos probos, honestos, cuya trayectoria dé muestras de estar comprometido con las causas de sociedad –y no de la clase política y del poder económico-, lo que nos da mayores garantías de que irá a representar nuestros legítimos intereses en el cargo de elección popular que pueda ocupar.

Por eso la alternativa está en votar por candidatos no registrados que bajo esa denominación aparecen en las boletas electorales y en los cuales debemos colocar el nombre de aquel que hayamos elegido.

La enorme ventaja de los candidatos no registrados es que son personas independientes, que no tienen los compromisos que aquellos que llegan postulados por los partidos políticos. Su único compromiso es con quienes votan por ellos, es decir, con los ciudadanos.

Por supuesto que elegir un candidato no registrado que sí represente nuestros intereses, implica elegirlo con inteligencia y -de la mayor relevancia- con información suficiente y de calidad que nos permita tener la certeza de que es un aspirante que llevará la camiseta de la ciudadanía.

No lo olvides. Ya han sido muchos años de padecer gobernantes ineptos y corruptos que lo único que buscan es satisfacer sus intereses, los de sus padrinos políticos y los de las cúpulas de los partidos que los postulan. No hay posibilidad de engaño, tú lo has comprobado por décadas.

No te conformes con más de los mismo, con votar por el menos malo, con mantener tu estatus de vida; con vivir en un país, en un estado o en un municipio donde prevalece la marginación social y donde las oportunidades son solo para unos pocos privilegiados que te han robado la posibilidad de un mejor futuro para ti y tu familia, y para la comunidad en la que vives.

Recuerda: la única forma de que las cosas mejoren es votando por una opción diferente, y esa opción diferente la representan los candidatos no registrados que tú elijas por su trayectoria y compromiso social.

Decídete, arriésgate y di “lo voy a intentar”, porque sólo así podemos aspirar a cosas mejores: a mejores oportunidades de empleo para ti y para tus hijos, a mejores salarios, a mejores niveles de educación. En suma a mejores niveles de bienestar. Tú, tu familia y tu comunidad lo merecen.

Ultima modificación el Miércoles, 22 de Febrero de 2012 04:09

Dejar comentario

  • Editorial

    La lucha social no acaba, sólo se transforma

    Como todo en la vida, las formas de expresión de la sociedad también registran cambios, se transforman y adaptan a las variantes que la propia dinámica social, política, económica y cultura van estableciendo como parte natural de la vida en sociedad.

    Las regímenes antidemocráticos y dictatoriales han llevado a grupos de la sociedad civil a manifestar su descontento frente al abuso, la desigualdad y la injusticia. Esas expresiones han ido desde las protestas pacíficas (muchas de las cuáles han sido desvirtuadas y cuestionadas a causa de la infiltración de grupos violentos) hasta el extremo de producir revoluciones armadas cuando los cauces institucionales se han agotado y los gobiernos reprimen y cierran cualquier vía de diálogo para encontrar soluciones a las demandas no satisfechas de la población.

    En las décadas de los sesenta, setenta, ochenta y parte de los noventa, en México gran parte de las manifestaciones de protesta se daban en las calles para exigir respuestas a cualquier cantidad de demandas: condiciones equitativas para la democracia político-electoral, mejoras en la educación, respeto a los derechos humanos, salarios dignos y cumplimiento a las garantías laborales, impartición de justicia sin distingos, respeto al medio ambiente, etc.).

    Conforme han avanzado la ciencia y la técnica, las formas de protesta social han venido cambiando, y no es que las manifestaciones en calles y plazas se hayan acabado (sólo han disminuido en cantidad e intensidad), es que los grupos civiles insatisfechos han encontrado nuevos causes para convocar a la ciudadanía a que exija a los poderes, públicos y privados, el cumplimiento de la ley y el respeto a los derechos (en ocasiones los más elementales) de las personas, sin necesidad de recurrir a las formas tradicionales.

    El uso de las nuevas tecnologías, en particular las redes sociales, y de plataformas como avaaz.org y change.org, han permitido crear nuevas formas de comunicación y de protesta social frente a las que tradicionalmente han estado controladas por el régimen y por los grandes medios de comunicación, que no permitían una amplia interacción entre los ciudadanos, algo que desde hace algunos años es posible. La comunicación vía redes sociales sirvió de instrumento para la caída de los gobierno de Hosni Mubarak en Egipto, Mohamed Bouazizi en Túnez y Muamar Gadafi en Libia, en lo que se conoció como la Primavera Árabe. Las redes sociales y otras plataformas de interacción en internet han facilitado la construcción de redes ciudadanas que hoy ejercen en todo el mundo fuertes presiones a los sistemas injustos y antidemocráticos que han perdido parte del control sobre los canales de comunicación social.

    Leer más...