Martes, 28. Junio 2016
  • 3 de 3, la falta de voluntad y el engaño

    Desde hace varios años, el tema de la transparencia se incluye en los discursos de buena parte de los políticos emanados de los partidos. Hablar de transparencia y rendición de cuentas  les ha reportado beneficios electorales y les ha facilitado la proyección de una imagen de personas responsables. Pero en la práctica estos personajes suelen ser muy opacos y esconder, desde información generada y resguardada en entidades de gobierno que por ley es pública, hasta datos relevantes que los ciudadanos tienen derecho a conocer como el monto de sus ingresos, entre varios más, relacionados con su desempeño público.

    En meses recientes, en el contexto de una amplia discusión en el país sobre las leyes que deberán integrar el Sistema Nacional Anticorrupción y en medio de una fuerte presión de la sociedad civil para que una de esa normas obligue a los servidores público a presentar sus declaraciones, patrimonial, fiscal y de intereses, conocida como Ley 3 de 3, el gobernador del estado, Juan Manuel Carreras López pretendió engañar a la ciudadanía al anunciar en abril pasado la firma de un acuerdo por el cual los servidores públicos de la administración estatal deberán presentar estas tres declaraciones. Lo que no dijo al hacer este anuncio, y que tuvo que reconocerlo después, es que esas declaraciones no serían públicas y sólo estarían a disposiciones de entidades fiscalizadoras.
    Leer más...
  • Cómo reflexionar sobre nuestra realidad ante la manipulación informativa

    ¿Por qué si los ciudadanos fuimos capaces de salir a las calles en los '50, los '80 y los '90, con el doctor Salvador Nava Martínez al frente,  para exigir respeto a nuestros derechos y a nuestra dignidad; hoy, que la situación política y social está mucho peor, no lo hacemos?

    Hay diversos factores que lo explican pero no necesariamente lo justifican. Uno es que no ha emergido una figura con el carisma y empuje del doctor Nava. Otro de ellos, expresado por habitantes de la ciudad, es que hay temor por salir a las calles ante la posibilidad de ser asaltados o de ser reprimidos en caso de protestar en favor de alguna causa. Uno más tiene que ver con los gobiernos y los medios de comunicación que manipulan a la gente ofreciéndole información y contenidos que poco o nada tienen  que ver con su realidad.

    Leer más...
  • No a las autoridades engaña bobos

    Victoriano Martínez Guzmán

    Se ha vuelto lugar común que los funcionarios de organismos oficiales garantes del derecho de acceso a la información pública argumenten que la transparencia es un instrumento para que las autoridades puedan recuperar la confianza de la ciudadanía y no hay por qué dudar de que tengan razón… siempre y cuando esas autoridades se ajustaran al deber ser.

    Son tantos, y tan notorios, los casos en los que las autoridades se auto definen como transparentes con actos de simulación, que hay más evidencias de que con políticos como los actuales más le valdría a los optimistas poner algún matiz necesario a su discurso.

    Leer más...
  • ¿Se puede confiar en un gobierno que miente, manipula y esconde lo que los ciudadanos tenemos derecho a saber?

    Alejandro Rubín de Celis

    ¿Qué credibilidad puede tener la ciudadanía en un gobierno que miente, maquilla cifras y elabora documentos a modo? ¿En un gobierno que gasta 116 millones de pesos en apoyos sociales, basados en la entrega de dádivas, y que casi no destina recursos a obras que tanta falta le hacen a la población más necesitada? ¿En un gobierno qué gasta 13.9 millones de pesos en los primeros seis meses de la administración para dar una buena imagen al alcalde a través de los medios de comunicación?
    Leer más...
  • Nava y los diputados

    Juan Antonio González

    Los diputados no necesitan de un Código de Ética para normar su actividad en el Congreso del Estado, es suficiente con que lean algo sobre la vida y trayectoria de Salvador Nava Martínez. Con eso se-ría más que suficiente para honrar el cargo de representación popular.

    No estaría nada mal que con ocasión del 24 aniversario de la muerte de Nava, los 27 diputados le encarguen a su retahíla de asesores que les busquen información acerca de quién fue Nava y qué hizo por los potosinos. Que envíen a sus secretarias y personal de apoyo -que de sobra tienen- a la hemeroteca y que les reúnan toda la información que de Nava se publicó en San Luis Potosí hasta el día de su muerte.

    Leer más...
  • Código de Ética Parlamentaria, ¿otra simulación?

    Los diputados ya no encuentran la forma de revertir la pésima imagen que se han autoconstruido en sus ocho meses de gestión y ahora se han sacado de la manga un  ¡Código de Ética Parlamentaria!

    Quizá los legisladores ya tengan conocimiento de que la mayoría de lo códigos de ética en las profesiones y otras actividades humanas no funcionan, primero, porque regularmente no presentan sanciones coercitivas sino morales; segundo, porque quienes los emiten no tienen le genuina convicción de cumplirlos y sólo los hacen públicos con propósitos propagandísticos; y tercero, porque los legisladores no ejercen en la práctica valores y principios de honestidad y rectitud, entre otros que tienen que ver con la ética personal.

    Leer más...
  • Regresa lo que te llevaste... y no pasa nada

    A principios de mayo, la Auditoría Superior del Estado (ASE) anunció con bombo y platillo la devolución, en dinero o en especie, de recursos públicos tomados indebidamente por  servidores públicos en agravio de las arcas de una docena de ayuntamientos del Estado, entre los años 2009 y 2015 . El auditor del estado, José de Jesús Martínez Loredo destacó que con la aplicación de estas sanciones -que se ampliarán a otros 13 municipios afectados una vez que concluyan los procedimientos legales correspondientes-, los infractores no quedan sin castigo.

    Leer más...
Miércoles, 22 de Febrero de 2012 03:48

Candidatos No Registrados, la opción

por  Reflexión Ciudadana
Vota este artíiculo
(0 votos)

Ante la muy escasa capacidad, prestigio, compromiso social y ética política mostrada por cientos de candidatos a puestos de elección popular en décadas recientes, los votantes  nos formulamos ahora la pregunta,  ¿por quién voy a votar en las próximas elecciones?

Nos encontramos ante la disyuntiva de que, ya no es tanto quién es buen candidato para llevar nuestra voz a los distintos espacios de representación, sino quién es “el menos malo o el menos peor”.

 

A eso nos ha orillado la clase política que ha gobernado nuestro país y el estado pensando que no nos queda otra opción, ya no para aspirar a mejores condiciones de vida sino al menos para mantener las que tenemos. Pero quizá no te has dado cuenta que esa actitud, que esa posición, no ofrece ningún cambio en tu vida, ni da mejores oportunidades de bienestar y superación a tu familia y menos modifica las enormes desigualdades sociales que existen.

Como ya está plenamente demostrado en los últimos 40 años, los gobiernos de todos los partidos y de todos los colores han sido incapaces de responder a las demandas más sentidas de la población y hasta de resolver las necesidades más elementales de amplias franjas de mexicanos que aun carecen de agua potable, drenaje, energía eléctrica y pavimentación en sus calles, o no tienen empleo o el salario que perciben apenas les alcanza para cubrir necesidades básicas.

Volver a votar por las mismas opciones que nos ofrecen los partidos políticos lo único que provocará es que las cosas sigan como están o incluso que empeoren; los que sí  está claro es que no van a mejorar.

Si votamos por los de siempre, por los mismos partidos y candidatos -porque vaya que hay políticos que llevan años postulándose para uno y otro puesto de elección y esta vez no será la excepción– las débiles condiciones de nuestra economía, el empleo, la educación, las oportunidades de desarrollo y la deficiente calidad de vida que padecemos gran parte de la población se mantendrán como hasta ahora.

Mientras sigamos resignados a que las cosas no van a cambiar, a mantenernos en nuestra zona de confort porque tenemos medianamente resueltas nuestras necesidades o, peor aún, a aceptar que no podemos tener un mejor trabajo, un mejor salario, un empleo digno para nuestros hijos o una educación  de calidad que los lleve a competir en el nuevo entorno global en el que nos encontramos, nada cambiará.

El problema está en que no hemos sido capaces de superar esa barrera psicológica de votar “aunque sea” por el menos malo, y darnos la oportunidad de buscar otra alternativa. Preferimos conformarnos y acogernos a ese famoso refrán que dice: “más vale malo por conocido que bueno por conocer”.

El problema está en que los mexicanos no nos hemos atrevido a arriesgar en busca de algo diferente, de algo que nos permita ver y vivir cosas nuevas y tener una esperanza de que las cosas sí van a mejorar.

Por eso la pregunta es, ¿y qué puedes perder si votas por un opción distinta a lo que siempre te han ofrecido y que está comprobado que no funciona?

Desde luego que votar por una opción diferente no necesariamente es una garantía absoluta de que nos llevará a mejores estadios de vida, pero si una posibilidad real de que así suceda porque se trata de ciudadanos probos, honestos, cuya trayectoria dé muestras de estar comprometido con las causas de sociedad –y no de la clase política y del poder económico-, lo que nos da mayores garantías de que irá a representar nuestros legítimos intereses en el cargo de elección popular que pueda ocupar.

Por eso la alternativa está en votar por candidatos no registrados que bajo esa denominación aparecen en las boletas electorales y en los cuales debemos colocar el nombre de aquel que hayamos elegido.

La enorme ventaja de los candidatos no registrados es que son personas independientes, que no tienen los compromisos que aquellos que llegan postulados por los partidos políticos. Su único compromiso es con quienes votan por ellos, es decir, con los ciudadanos.

Por supuesto que elegir un candidato no registrado que sí represente nuestros intereses, implica elegirlo con inteligencia y -de la mayor relevancia- con información suficiente y de calidad que nos permita tener la certeza de que es un aspirante que llevará la camiseta de la ciudadanía.

No lo olvides. Ya han sido muchos años de padecer gobernantes ineptos y corruptos que lo único que buscan es satisfacer sus intereses, los de sus padrinos políticos y los de las cúpulas de los partidos que los postulan. No hay posibilidad de engaño, tú lo has comprobado por décadas.

No te conformes con más de los mismo, con votar por el menos malo, con mantener tu estatus de vida; con vivir en un país, en un estado o en un municipio donde prevalece la marginación social y donde las oportunidades son solo para unos pocos privilegiados que te han robado la posibilidad de un mejor futuro para ti y tu familia, y para la comunidad en la que vives.

Recuerda: la única forma de que las cosas mejoren es votando por una opción diferente, y esa opción diferente la representan los candidatos no registrados que tú elijas por su trayectoria y compromiso social.

Decídete, arriésgate y di “lo voy a intentar”, porque sólo así podemos aspirar a cosas mejores: a mejores oportunidades de empleo para ti y para tus hijos, a mejores salarios, a mejores niveles de educación. En suma a mejores niveles de bienestar. Tú, tu familia y tu comunidad lo merecen.

Ultima modificación el Miércoles, 22 de Febrero de 2012 04:09

Dejar comentario

  • Editorial

    ¿Qué sigue?

    A 24 años del fallecimiento de nuestro líder moral, Salvador Nava Martínez, resulta propicio reflexionar acerca de lo que hemos hecho y hemos dejado de hacer en la lucha por la justicia social y la dignidad ciudadana que él nos encomendó, con este claro mensaje que nos dejó antes de su partida:  "Me voy, la lucha debe seguir".

    Tristemente, a la muerte del doctor, el movimiento navista, lejos de unificarse y continuar la lucha,  se fragmentó, y muchos de los que dijeron comulgar con sus ideales acabaron traicionando el movimiento civilista para incorporarse a gobiernos priistas y panistas -ahora también a uno perredista- que sólo han reproducido el régimen de corrupción y privilegios para unos cuantos que venimos padeciendo desde hace más de 87 años.

    Algunos auténticos navistas intentaron ocupar cargos de elección popular -sólo uno lo logro, el notario Eduardo Martínez Benavente, lobo solitario en la 57 legislatura local - hasta que se dieron cuenta de que la vía electoral,  con el registro de candidatos a través de los partidos políticos, no es el camino para representar los legítimos anhelos y aspiraciones de la sociedad potosina. De manera aislada, se han formado pequeños grupos sociales integrados por navistas que han denunciado actos de corrupción  y abusos de poder, y hasta han demandado con pruebas irrefutables entablar juicio político contra algunos ex funcionarios de triste memoria como Marcelo de los Santos Fraga, pero sus iniciativas no han prosperado.

    Estos esfuerzos fragmentados, que han sido más bien coyunturales y que han carecido de objetivos claros y de largo alcance, no han logrado transformar alguna de las estructuras y prácticas personales e institucionales -comunes en el ejercicio del poder- que se traducen en abusos, prebendas, tráfico de influencias, excesos, derroche de recursos públicos, negocios ilegales, populismo, compra de votos y justicia selectiva -entre muchas otras- que van en contra de los intereses de las mayorías.

    Leer más...

  • Kumamoto se reune con representantes de sectores de SLP
    Dim lights Embed Embed this video on your site Diálogo del diputado independiente Pedro Kumamoto con representantes de organizaciones civiles, sindicales, empresariales y de medios de comunicación independientes de SLP. Video completo en: https://www.youtube.com/watch?v=zmMRB0k6Sgo