Sábado, 25. Octubre 2014

Para Reflexionar

  • Diferendos en el PAN darían el triunfo al PRI

    Con sus pugnas internas y sus procesos antidemocráticos, el PAN le está haciendo el favor al PRI de quedarse en Palacio de Gobierno al menos hasta el 2021. La renuncia de Octavio Pedroza  a participar en un proceso interno amañado y controlado por la dirigencia estatal del partido, deja a Acción Nacional sin la posibilidad de contar con quien hasta hace unos días era su carta más fuerte por la gubernatura del Estado. En paralelo, también dimitió Alejandro Zapata Perogordo, quien, aunque se ha visto envuelto recientemente en un escándalo y lleva a cuestas dos derrotas electorales, tiene seguidores dentro y fuera del PAN.  Quedan cuatro aspirantes panistas de los cuales la  menos débil es Sonia Mendoza, una senadora a quien pocos conocen y que muy escasas garantías de triunfo le dará al partido blanquiazul.

    Candidato independiente

    Luego de su dimisión a participar por la candidatura del PAN al gobierno del estado, Octavio Pedroza no descarta participar como candidato independiente  al gobierno del Estado. Él sabe perfectamente que las condiciones para participar bajo esta figura son en extremo difíciles de cumplir, pero no la descarta porque afirma que organizaciones sociales, ciudadanos y muchos panistas le piden que participe en la contienda. Lo cierto es que, participe o no Octavio Pedroza en las elecciones del año próximo, el PAN queda sumamente debilitado y con muy escasas posibilidades de ganar la elección de gobernador y hasta de algunas presidencias municipales que aún conserva.

     Ciudadanos al poder

    La ciudadanía ya no debe dejarse engañar por los juegos de la clase política potosina porque, más allá de que unos digan que tienen a los contendientes más fuertes y otros  aspirantes se retiren de la contienda o tomen parte como candidatos independientes, lo cierto es que todos los candidatos que emanan de partidos políticos están buscando sólo proteger sus intereses y los de aquellos dirigentes que les brindan esa oportunidad. Debemos hacer un recuento y percatarnos de que durante décadas ningún partido que ha gobernado el país, el estado o el municipio ha logrado mejorar las condiciones de vida de la gran mayoría de la población, a la que casi todos pertenecemos. Debemos empezar a construir un nuevo sistema para elegir a nuestros representantes que no pase por el régimen actual de partidos y que parta de lo que decida la ciudadanía.

    Leer más...
  • Mario García, el encubridor, sigue protegiendo a Victoria Labastida

    El hecho de que la contralora municipal, María del Carmen Aranda Manteca no haya avanzado un ápice en un año y ocho meses para acabar de integrar los expedientes de ex funcionarios de la pasada administración que incurrieron en irregularidades graves, es una prueba más del contubernio y la protección que está brindando el alcalde Mario García Valdez a su antecesora Victoria Labastida y  algunos de sus funcionarios.

    El Ayuntamiento de San Luis Potosí tiene una elevada deuda debido al mal manejo de las finanzas públicas por parte de los últimos alcaldes que lo han encabezada, particularmente de Victoria Labastida.

    Leer más...
  • San Luis, entre los siete estados más corruptos del país

    Uno de cada tres habitantes del estado de San Luis Potosí enfrentó durante el año pasado algún acto de corrupción al momento de hacer un trámite gubernamental o tener algún contacto con un servidor público. Lo anterior se desprende de la Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental  2013, aplicada por el INEGI. Por su tasa de incidencia en corrupción, San Luis Potosí sólo es superado por Chihuahua, Baja California, Jalisco, Morelos, Puebla y Quintana Roo. De acuerdo al mismo indicador, los que registraron el menor índice son Aguascalientes, Nuevo León, Durango y Sonora.

    ¿Por qué será que el gobernador Fernando Toranzo y el alcalde Mario García Valdez no hablan en sus discursos de combate a la corrupción en sus respectivos ámbitos gubernamentales?

    Leer más...
  • Informes y propaganda: el engaño

    La promoción de la imagen de aspirantes a cargos públicos en el 2015 ha estado a todo vapor en meses recientes,  a pesar de que incurren en una violación flagrante a la Constitución federal y a la ley electoral local al adelantarse a los tiempo oficiales para hacer campaña. Ellos y ellas lo saben y la autoridad no hace nada para evitarlo.

    Mario García Valdez, que quiere ser gobernador del estado, viene promoviéndose en los medios de comunicación de mayor cobertura y circulación prácticamente desde que asumió la presidencia municipal. Otro priisita, Teófilo Torres Corzo, aprovecha cada que considera un evento relevante en su calidad de presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores Asia-Pacífico del Senado para promoverse en medios locales, incluidos los suyos y los de su de su hermano Carlos en radio e internet.

    Leer más...
  • Votar por ciudadanos para sancionar a los partidos

    Juan Antonio González

    De vez en cuando, allá cada tres o seis años cuando se inicia un nuevo gobierno, los ciudadanos renuevan sus esperanzas y llegan a pensar que ahora si habrá mejores servidores públicos y que se contará con gobiernos de calidad.

    En el arranque de sus gestiones, gobernadores, presidentes municipales y diputados reafirman su compromiso con la sociedad, con las leyes y las instituciones. En esos momentos hasta se puede apreciar un futuro más promisorio para todos.

    Pero de súbito, las esperanzas del ciudadano se van diluyendo ante la ausencia de respuestas y resultados y, de suyo, los servidores públicos se olvidan de sus compromisos y de poco a poco se van alejando de la ciudadanía.

    Leer más...
  • Los enemigos del pueblo: tres ejemplos

    Victoriano Martínez Guzmán

    Cada año, a partir del mes de septiembre, la ciudadanía se ve obligada a recibir, por cuanto espacio de difusión publicitaria se les ocurre pagar, mensajes de políticos que presumen acciones inexistentes o, si existen, sobre-dimensionadas, no sólo para justificar que se gastaron los impuestos recaudados, sino para convencer de que son los indicados para seguirlos gastando.

    A tal cinismo han llegado los políticos que ocupan hoy cargos de elección popular que poco les importa echar mano de recursos ajenos –pues son de la sociedad y no de ellos– para dilapidar el erario en campañas de promoción personal que la Constitución General de la República les prohíbe en su artículo 134.

    Leer más...
Miércoles, 22 de Febrero de 2012 03:48

Candidatos No Registrados, la opción

por  Reflexión Ciudadana
Vota este artíiculo
(0 votos)

Ante la muy escasa capacidad, prestigio, compromiso social y ética política mostrada por cientos de candidatos a puestos de elección popular en décadas recientes, los votantes  nos formulamos ahora la pregunta,  ¿por quién voy a votar en las próximas elecciones?

Nos encontramos ante la disyuntiva de que, ya no es tanto quién es buen candidato para llevar nuestra voz a los distintos espacios de representación, sino quién es “el menos malo o el menos peor”.

 

A eso nos ha orillado la clase política que ha gobernado nuestro país y el estado pensando que no nos queda otra opción, ya no para aspirar a mejores condiciones de vida sino al menos para mantener las que tenemos. Pero quizá no te has dado cuenta que esa actitud, que esa posición, no ofrece ningún cambio en tu vida, ni da mejores oportunidades de bienestar y superación a tu familia y menos modifica las enormes desigualdades sociales que existen.

Como ya está plenamente demostrado en los últimos 40 años, los gobiernos de todos los partidos y de todos los colores han sido incapaces de responder a las demandas más sentidas de la población y hasta de resolver las necesidades más elementales de amplias franjas de mexicanos que aun carecen de agua potable, drenaje, energía eléctrica y pavimentación en sus calles, o no tienen empleo o el salario que perciben apenas les alcanza para cubrir necesidades básicas.

Volver a votar por las mismas opciones que nos ofrecen los partidos políticos lo único que provocará es que las cosas sigan como están o incluso que empeoren; los que sí  está claro es que no van a mejorar.

Si votamos por los de siempre, por los mismos partidos y candidatos -porque vaya que hay políticos que llevan años postulándose para uno y otro puesto de elección y esta vez no será la excepción– las débiles condiciones de nuestra economía, el empleo, la educación, las oportunidades de desarrollo y la deficiente calidad de vida que padecemos gran parte de la población se mantendrán como hasta ahora.

Mientras sigamos resignados a que las cosas no van a cambiar, a mantenernos en nuestra zona de confort porque tenemos medianamente resueltas nuestras necesidades o, peor aún, a aceptar que no podemos tener un mejor trabajo, un mejor salario, un empleo digno para nuestros hijos o una educación  de calidad que los lleve a competir en el nuevo entorno global en el que nos encontramos, nada cambiará.

El problema está en que no hemos sido capaces de superar esa barrera psicológica de votar “aunque sea” por el menos malo, y darnos la oportunidad de buscar otra alternativa. Preferimos conformarnos y acogernos a ese famoso refrán que dice: “más vale malo por conocido que bueno por conocer”.

El problema está en que los mexicanos no nos hemos atrevido a arriesgar en busca de algo diferente, de algo que nos permita ver y vivir cosas nuevas y tener una esperanza de que las cosas sí van a mejorar.

Por eso la pregunta es, ¿y qué puedes perder si votas por un opción distinta a lo que siempre te han ofrecido y que está comprobado que no funciona?

Desde luego que votar por una opción diferente no necesariamente es una garantía absoluta de que nos llevará a mejores estadios de vida, pero si una posibilidad real de que así suceda porque se trata de ciudadanos probos, honestos, cuya trayectoria dé muestras de estar comprometido con las causas de sociedad –y no de la clase política y del poder económico-, lo que nos da mayores garantías de que irá a representar nuestros legítimos intereses en el cargo de elección popular que pueda ocupar.

Por eso la alternativa está en votar por candidatos no registrados que bajo esa denominación aparecen en las boletas electorales y en los cuales debemos colocar el nombre de aquel que hayamos elegido.

La enorme ventaja de los candidatos no registrados es que son personas independientes, que no tienen los compromisos que aquellos que llegan postulados por los partidos políticos. Su único compromiso es con quienes votan por ellos, es decir, con los ciudadanos.

Por supuesto que elegir un candidato no registrado que sí represente nuestros intereses, implica elegirlo con inteligencia y -de la mayor relevancia- con información suficiente y de calidad que nos permita tener la certeza de que es un aspirante que llevará la camiseta de la ciudadanía.

No lo olvides. Ya han sido muchos años de padecer gobernantes ineptos y corruptos que lo único que buscan es satisfacer sus intereses, los de sus padrinos políticos y los de las cúpulas de los partidos que los postulan. No hay posibilidad de engaño, tú lo has comprobado por décadas.

No te conformes con más de los mismo, con votar por el menos malo, con mantener tu estatus de vida; con vivir en un país, en un estado o en un municipio donde prevalece la marginación social y donde las oportunidades son solo para unos pocos privilegiados que te han robado la posibilidad de un mejor futuro para ti y tu familia, y para la comunidad en la que vives.

Recuerda: la única forma de que las cosas mejoren es votando por una opción diferente, y esa opción diferente la representan los candidatos no registrados que tú elijas por su trayectoria y compromiso social.

Decídete, arriésgate y di “lo voy a intentar”, porque sólo así podemos aspirar a cosas mejores: a mejores oportunidades de empleo para ti y para tus hijos, a mejores salarios, a mejores niveles de educación. En suma a mejores niveles de bienestar. Tú, tu familia y tu comunidad lo merecen.

Ultima modificación el Miércoles, 22 de Febrero de 2012 04:09

Dejar comentario

  • Editorial

    Y la historia se repite

    Fernando Toranzo no aprendió la lección, o más bien parece que no le interesa dejar endeudados a los potosinos. Hace cinco años, por estas fechas, el Congreso del Estado le aprobaba a su antecesor Marcelo de los Santos un crédito por mil 500 millones de pesos. Se dijo que una tercera parte de ese préstamo se destinaría a obras de infraestructura a favor de una armadora de la empresa automotriz General Motor (GM).

    Nadie sabe a ciencia cierta cuáles han sido los beneficios reales para San Luis Potosí de la instalación de esa armadora,  y de los otros mil millones de pesos se echan la bolita ambos mandatarios sin que alguien más sepa con certeza a dónde fueron a parar. Como siempre, quienes pagarán los platos rotos de ese polémico préstamo seremos los ciudadanos.

    Ahora, Toranzo consigue la aprobación del Congreso del Estado para contraer un nuevo crédito por 750 millones pesos, con un objetivo muy parecido al de Marcelo de los Santos: ofrecerle todas las facilidades a una armadora de autos para que se instale cerca de la ciudad capital, sólo que en esta ocasión de la marca BMW.

    El dinero se destinará a la compra de un terreno de 300 hectáreas, planta de tratamiento de aguas residuales, construcción y equipamiento de tres pozos, vías ferroviarias (espuela), acceso a carreteras, suministro de gas natural, centro de capacitación e instrucción y adiestramiento para los empleados, y a estudios geotécnicos, hidrológicos y topográficos. Todo ello a cambio de una inversión de mil millones de dólares –la mayoría de los cuales recuperará la empresa para sí– y mil 500 empleos. ¡Todo para BMW! Una empresa que se llevará las utilidades a otro país y en un futuro, como sucederá con GM, nos dejará centenares de pensionados que pagaremos con nuestros impuestos. ¿Y para los potosinos? ¡deuda para varios años! que se acumulará con la que dejó Marcelo de los Santos para sumar unos 5 mil  millones de pesos en números redondos. ¿Y para las empresas locales? ¡Nada! Ni siquiera la garantía de reparar calles y avenidas de la zona industrial, mucho menos apoyos financieros e incentivos que permitan fortalecer una menguada pequeña y mediana industria que está haciendo grandes esfuerzos por seguir produciendo.

    Leer más...