Domingo, 14. Febrero 2016
  • Los Moreira existirán hasta que la sociedad lo permita

    Juan Antonio González

    Tal vez usted se ha percatado de que cuando un político es exhibido públicamente como presunto delincuente, lo primero que hace el partido al que pertenece ese político, es pintar su raya, desmarcarse o deslindarse de éste. El caso del Partido Revolucionario Institucional y Humberto Moreira es el ejemplo más reciente: un partido corrupto que se deslinda de uno de sus políticos corruptos.

    Moreira no solo fue gobernador de Coahuila por el PRI sino que también fue presidente del Comité Ejecutivo Nacional y líder del tricolor cuando Enrique Peña Nieto fue proclamado candidato de unidad a la presidencia de la república.

      ¿De qué tamaño sería la larga cola de Moreira que cuando Peña fue electo candidato le pe-dían que se deshiciera del presidente del PRI porque le llevaría más de una sospecha y le ensuciaría su entorno? Tan eso reconoció Peña, que lo quitó y puso como presidente del partido a César Camacho. Es decir, les apenaba tener como presidente a un político como    Moreira, quien dejó una deuda pública en Coahuila superior a los 36 mil millones de pesos. Cuando inició el gobierno, la deuda pública era de 327 millones.

    Pero en México todo es posible, así es que con la venia de Peña, Moreira se fue a Europa pues lo estaba buscando la justicia norteamericana por múltiples delitos, especialmente, financieros y fiscales.

    Hace unos días fue detenido en España donde el ex presidente del PRI también había cometido delitos como fraude bancario en el país ibérico. Fue una bomba mediática su detención. Lo primero que hizo el PRI a través de Manlio Fabio Beltrones, fue “deslindarse” de Humberto Moreira: El partido es mucho más que sus dirigentes, el partido está por encima de los dirigentes, dijo.

    Siempre ha sido así, los partidos políticos nunca se hacen cargo de lo que hacen sus dirigentes y militantes que acceden a un cargo público a través de sus siglas.

    Lo que no encuentra explicación es cómo después de que un reciente ex dirigente nacional del PRI, un ex gobernador de filiación priísta sea detenido por la Policía en España y sea llevado a una cárcel y sea presentado ante un juez, en México se siga votando por ese partido.

    Unos días después de que el PRI es exhibido en el mundo como partido de corruptos con la detención de Humberto Moreira, en Colima el PRI vuelve a ganar las elecciones de gobernador. Pareciera que los mexicanos no entendemos las cosas, que nos gusta que un partido de corruptos sea el que gobierne. Las constitucionales habían sido anuladas porque el PRI cometió fraude, pero luego vuelve a ganar.

    Esto es ya insostenible, los ciudadanos deberíamos de buscar nuevas alternativas políticas para lograr el cambio. Ya no es permisible en aras del futuro de la nación, mantener el voto por partidos que acunan en su seno a políticos que en realidad son auténticos delincuentes.

    Leer más...
  • Cambiar el régimen de raíz

    El mundo al revés. Vivimos en el régimen de la contradicción, donde se explota y se abusa del buen ciudadano y se tolera y perdona al funcionario corrupto o a la empresa cómplice.

    El profesionista tiene que pagar una tercera parte de sus ingresos por concepto de Impuesto Sobre la Renta; si no paga el gobierno lo sanciona, pero ese mismo gobierno puede hacer excepciones con los amigos, como lo hizo con Televisa en 2013, consorcio al que le condonó impuestos por 3 mil millones de pesos. Si una pequeña empresa privada -sin poder ni influencias- no justifica la cantidad de 10 mil pesos en una auditoría de la Secretaría de Hacienda, el responsable puede ir a la cárcel, pero no se castiga a la ex alcaldesa Victoria Labastida y coacusados que tienen cuentas pendientes por al menos 260 millones de pesos de acuerdo a informes de la Auditoría Superior del Estado.

    Leer más...
  • La sociedad del cansancio y del abatimiento social

    Leonardo Boff

    (Tomado de: http://www.servicioskoinonia.org/boff/articulo.php?num=749)

    Hay una discusión en todo el mundo sobre la “sociedad del cansancio”. Ha sido formulada principalmente por un coreano que enseña filosofía en Berlín, Byung-Chul Han, cuyo libro con el mismo título acaba de ser publicado en Brasil (Vozes 2015). El pensamiento no siempre es claro y, algunas veces, discutible, como cuando afirma que el “cansancio fundamental” está dotado de una capacidad especial para “inspirar y hacer surgir el espíritu” (cf. Byung-Chul Han, p. 73). Independientemente de las teorizaciones, vivimos en una sociedad del cansancio. En Brasil además de cansancio sufrimos un desánimo y un abatimiento atroces.

    Leer más...
  • Remunicipalizar el servicio de limpia

    En el contexto de la tercera suspensión que ha realizado Vigue al servicio de limpia en la ciudad, la nueva administración municipal tiene la gran oportunidad de regresarlo para que los preste el Ayuntamiento de la capital, tal como lo marca la Constitución federal.

    Desde que Jorge Lozano Armengol decidió ilegalmente - quién sabe bajo qué intereses- privatizar el servicio en 2009, Vigue ha suspendido el servicio en tres ocasiones: el 24 de septiembre de 2012 -el día que Victoria Labastida presentó su último informa e gobierno-, el 19 de agosto de 2015, y a partir del 21 de enero de este año. El argumento de la empresa en los tres casos ha sido la falta de pago de adeudos que a últimas fechas asciende a más de 80 millones de pesos -algunos actores involucrados han manejado cifras diversas que oscilan entre los 80 y los 99 millones de pesos-.

    Leer más...
  • Gallardo: el cinismo de aparentar eficiencia

    Victoriano Martínez Guzmán

    El problema de la recolección de la basura de la ciudad bien puede adjudicarse a la empresa concesionaria o al incumplimiento de la autoridad en los pagos por el servicio. En realidad se trata de la falta de un verdadero liderazgo al frente de la administración pública, que anteponga las soluciones para la población.

    El alcalde Ricardo Gallardo Juárez se exhibe como un político urgido de golpes espectaculares en aras de reforzar una imagen artificial que se ha forjado a base de manipulación y dádivas, pero que ha resultado errática cuando se trata de conflictos de fondo como el ambulantaje, los grandes deudores del predial, la compra de luminarias LED y ahora la recolección de basura.

    Leer más...
  • La otra cara del comercio informal

    ¿Por qué el comercio informal incumplió el acuerdo con el Ayuntamiento de abandonar la vía pública el pasado 7 de enero y rechaza el ordenamiento de su actividad a través de espacios como el que se les ofrece en el Tepeché?  Hay una razón  de enorme peso: los líderes de los ambulantes y de puestos semifijos no quieren perder sus privilegios,  que no son pocos.

    Estos dirigentes y la propia autoridad nos han hecho creer que el comercio en la vía pública es sólo un problema ligado a la pobreza y a la falta de oportunidades de empleo bien remunerado, que no se puede resolver si no hay mejores condiciones económicas y oportunidades para todos. En parte esto es cierto pero el asunto va mucho más allá y tiene que ver principalmente con mecanismos de control sobre los vendedores, que en su mayoría son empleados de los líderes, mediante el chantaje y la extorsión.

    Leer más...
  • ¿Y después de Moreira, quién?

    No podía ser de otra manera. Tenía que ser la justicia de otro país la que detuviera a Humberto Moreira. Y es que en México el combate a la corrupción es mera retórica. Con leyes laxas e  instituciones débiles -diseñadas así para garantizar impunidad a la clase política- pero sobre todo sin voluntad política para investigar y sancionar como se debe,  en México no se castiga  a los delincuentes de cuello blanco del gobierno o del partido en el poder.

    Leer más...
Miércoles, 22 de Febrero de 2012 03:48

Candidatos No Registrados, la opción

por  Reflexión Ciudadana
Vota este artíiculo
(0 votos)

Ante la muy escasa capacidad, prestigio, compromiso social y ética política mostrada por cientos de candidatos a puestos de elección popular en décadas recientes, los votantes  nos formulamos ahora la pregunta,  ¿por quién voy a votar en las próximas elecciones?

Nos encontramos ante la disyuntiva de que, ya no es tanto quién es buen candidato para llevar nuestra voz a los distintos espacios de representación, sino quién es “el menos malo o el menos peor”.

 

A eso nos ha orillado la clase política que ha gobernado nuestro país y el estado pensando que no nos queda otra opción, ya no para aspirar a mejores condiciones de vida sino al menos para mantener las que tenemos. Pero quizá no te has dado cuenta que esa actitud, que esa posición, no ofrece ningún cambio en tu vida, ni da mejores oportunidades de bienestar y superación a tu familia y menos modifica las enormes desigualdades sociales que existen.

Como ya está plenamente demostrado en los últimos 40 años, los gobiernos de todos los partidos y de todos los colores han sido incapaces de responder a las demandas más sentidas de la población y hasta de resolver las necesidades más elementales de amplias franjas de mexicanos que aun carecen de agua potable, drenaje, energía eléctrica y pavimentación en sus calles, o no tienen empleo o el salario que perciben apenas les alcanza para cubrir necesidades básicas.

Volver a votar por las mismas opciones que nos ofrecen los partidos políticos lo único que provocará es que las cosas sigan como están o incluso que empeoren; los que sí  está claro es que no van a mejorar.

Si votamos por los de siempre, por los mismos partidos y candidatos -porque vaya que hay políticos que llevan años postulándose para uno y otro puesto de elección y esta vez no será la excepción– las débiles condiciones de nuestra economía, el empleo, la educación, las oportunidades de desarrollo y la deficiente calidad de vida que padecemos gran parte de la población se mantendrán como hasta ahora.

Mientras sigamos resignados a que las cosas no van a cambiar, a mantenernos en nuestra zona de confort porque tenemos medianamente resueltas nuestras necesidades o, peor aún, a aceptar que no podemos tener un mejor trabajo, un mejor salario, un empleo digno para nuestros hijos o una educación  de calidad que los lleve a competir en el nuevo entorno global en el que nos encontramos, nada cambiará.

El problema está en que no hemos sido capaces de superar esa barrera psicológica de votar “aunque sea” por el menos malo, y darnos la oportunidad de buscar otra alternativa. Preferimos conformarnos y acogernos a ese famoso refrán que dice: “más vale malo por conocido que bueno por conocer”.

El problema está en que los mexicanos no nos hemos atrevido a arriesgar en busca de algo diferente, de algo que nos permita ver y vivir cosas nuevas y tener una esperanza de que las cosas sí van a mejorar.

Por eso la pregunta es, ¿y qué puedes perder si votas por un opción distinta a lo que siempre te han ofrecido y que está comprobado que no funciona?

Desde luego que votar por una opción diferente no necesariamente es una garantía absoluta de que nos llevará a mejores estadios de vida, pero si una posibilidad real de que así suceda porque se trata de ciudadanos probos, honestos, cuya trayectoria dé muestras de estar comprometido con las causas de sociedad –y no de la clase política y del poder económico-, lo que nos da mayores garantías de que irá a representar nuestros legítimos intereses en el cargo de elección popular que pueda ocupar.

Por eso la alternativa está en votar por candidatos no registrados que bajo esa denominación aparecen en las boletas electorales y en los cuales debemos colocar el nombre de aquel que hayamos elegido.

La enorme ventaja de los candidatos no registrados es que son personas independientes, que no tienen los compromisos que aquellos que llegan postulados por los partidos políticos. Su único compromiso es con quienes votan por ellos, es decir, con los ciudadanos.

Por supuesto que elegir un candidato no registrado que sí represente nuestros intereses, implica elegirlo con inteligencia y -de la mayor relevancia- con información suficiente y de calidad que nos permita tener la certeza de que es un aspirante que llevará la camiseta de la ciudadanía.

No lo olvides. Ya han sido muchos años de padecer gobernantes ineptos y corruptos que lo único que buscan es satisfacer sus intereses, los de sus padrinos políticos y los de las cúpulas de los partidos que los postulan. No hay posibilidad de engaño, tú lo has comprobado por décadas.

No te conformes con más de los mismo, con votar por el menos malo, con mantener tu estatus de vida; con vivir en un país, en un estado o en un municipio donde prevalece la marginación social y donde las oportunidades son solo para unos pocos privilegiados que te han robado la posibilidad de un mejor futuro para ti y tu familia, y para la comunidad en la que vives.

Recuerda: la única forma de que las cosas mejoren es votando por una opción diferente, y esa opción diferente la representan los candidatos no registrados que tú elijas por su trayectoria y compromiso social.

Decídete, arriésgate y di “lo voy a intentar”, porque sólo así podemos aspirar a cosas mejores: a mejores oportunidades de empleo para ti y para tus hijos, a mejores salarios, a mejores niveles de educación. En suma a mejores niveles de bienestar. Tú, tu familia y tu comunidad lo merecen.

Ultima modificación el Miércoles, 22 de Febrero de 2012 04:09

Dejar comentario

  • La delincuencia organizada del gobierno

    Cuando pensamos en delincuencia organizada casi siempre la asociamos con los cárteles de la droga y con aquellas personas y grupos delincuenciales que, en forma estructurada y concertada, cometen delitos graves como la  trata de personas, la extorsión, el secuestro, el lavado de dinero o el tráfico de armas.

    Cuando evocamos los fenómenos de la corrupción y la impunidad en México, irremediablemente lo vinculamos con políticos, funcionarios,  partidos y grupos de poder político -casi nunca con el  poder empresarial, aunque también hay empresarios que participan de la corrupción con el sector público-. Recordamos personajes en particular que han sido acusados de corrupción -aunque en México casi nunca reciben el castigo que merecen-, pero pocas veces asociamos que sus actos deshonestos los cometen con la complicidad de otros que también se ven beneficiados. Aunque no se crea o se haya pensado en ello, en el gobierno también hay delincuencia organizada.

    El ejemplo más inmediato es la detención del ex dirigente nacional del PRI  Humberto Moreira. Primero el  gobierno de Estados Unidos y luego el de España abrieron sendas investigaciones que permitieron identificar desvío de fondos públicos, lavado de dinero y transferencia ilegal de recursos, entre otros ilícitos. Las indagatorias dejaron en claro que Moreira –cuyos juicios en el extranjero aún no concluyen aunque haya quedado libre temporalmente- no actuó solo, sino con la complicidad de su tesorero en el gobierno de Coahuila, Javier Villarreal;  del empresario de medios, Rolando González Treviño y de al menos otros siete ex funcionarios del gobierno de Coahuila.

    Un caso emblemático en el ámbito local es el de la exalcaldesa Victoria Labastida y cinco de sus excolaboradores por haber desviado recurso municipales por al menos 260 millones de pesos como se desprende de los informes finales de la Auditoría Superior del Estado sobre las cuentas públicas municipales, y todavía están pendientes averiguaciones en la Procuraduría de Justicia que podrían elevar la suma, según algunos medios, a más de 400 millones de pesos.

    Leer más...