Desideologizar a la sociedad: no hay izquierdas ni derechas

Prácticamente desde hace dos siglos, la clase política mexicana ha desarrollado y perfeccionado una fórmula para conservar el poder y mantener dividida a la sociedad de manera que no entorpezca sus planes ni les quite sus privilegios.

            Desde la época de la Independencia ya existían dos bandos: los Realistas y los Insurgentes. Años después se conforman dos grupos ideológicos claramente opositores: los Liberales y los Conservadores. Y a partir de la década de los veinte del siglo pasado inicia la partidización del país con la creación del  Partido Nacional Revolucionario, lo que hoy es el PRI. Su antecedente es el Partido Comunista Mexicano en 1919 pero que no era reconocido legalmente. México tiene actualmente nueve partidos políticos con registro y San Luis Potosí diez, con el Partido  Conciencia Popular (partido estatal).

            Son "partidos" precisamente porque parten o dividen a la sociedad supuestamente en función de ideologías diversas con proyectos políticos distintos. Desde hace décadas, la clase política dividió a la sociedad básicamente en izquierda y derecha (aunque también se habla de centro, centro-izquierda y centro-derecha) para mantenerla distraída y ocupada en una discusión pública sobre sus presuntas diferencias de fondo (la izquierda identificada con los pobres, la derecha con los ricos) pero que en los hechos no existe.

            El PRI se decía de izquierda y tuvo en Carlos Salinas de Gortari al presidente más inclinado a la derecha por sus reforma en favor de la privatización de empresas del Estado y de la apertura comercial (y que ahora son reforzadas por el presidente Peña Nieto, también priista). Heberto Castillo era de izquierda y era empresario. El alcalde de San Luis Potosí, Ricardo Gallardo supuestamente representa a la izquierda perredista y buena parte de su vida ha sido empresario.

            En el fondo esta división a través de los partidos nos es más que un mito para evitar la unificación de la sociedad en favor de proyectos serios y de largo alcance en la búsqueda de soluciones de fondo a los grandes problemas del país y del estado (no ha habido uno solo al menos en los últimos 25 años), porque tienen temor de que se haga realidad aquella máxima que dice que "el pueblo, unido, jamás será vencido".


Sociedad civil logra la eliminación del fuero en SLP

Ver Video
Play video

Eliminar financiamiento público a los partidos, una trampa

En un condenable acto de oportunismo y demagogia, los partidos políticos lucran con la tragedia de decenas de miles de mexicanos damnificados y anuncian que aportarán parte del financiamiento público que reciben para las labores de rescate y reconstrucción de las zonas afectadas por los sismos registrados en el centro y sur del país.

         ¿De cuándo acá les salió lo altruistas a estos partidos y a sus dirigentes que lejos de apoyar a la población se han aprovechado siempre de ella para beneficio de pequeñas camarillas del poder político?


#SinVotoNoHayDinero, alternativa para reducir financiamiento a partidos en SLP

Mientras se desenreda la sospechosa maraña que han tejido partidos políticos para reducir o eliminar por completo el financiamiento público que reciben (producto de las presiones de la sociedad con motivo de los recientes sismos registrados en distintos estados del país y la Ciudad de México), San Luis Potosí puede trabajar en la aprobación de una iniciativa similar a la que se conoce como #SinVotoNoHayDinero, aprobada por el Congreso de Jalisco y que fue  impulsada por el diputado independiente Pedro Kumamoto, que consiste en que el dinero que se entregue a los partidos se defina por el número de votos que éstos alcanzan en una elección y no con relación al total de ciudadanos que aparecen en el padrón electoral.


El planeta de los (políticos) Vanidosos

Victoriano Martínez Guzmán

Cuando la prioridad es la apariencia, se es capaz de exhibir cualquier cosa menos lo que resulta pertinente para exponer lo que realmente se es.

            En el ámbito gubernamental, septiembre es el mes de los informes, aunque ninguno de los que están obligados a rendirlos los prepara con la intención de cumplir lo que la ley les mandata, que es dar cuenta del estado en que se encuentra la administración pública.


Informes de gobierno: verdades a medias y mentiras completas

Los "informes de gobierno" del alcalde de San Luis Potosí y del gobernador del estado no son otra cosa que actos de culto a la personalidad, llenos de cifras alegres, de verdades a medias y de mentiras completas.


¿Qué tal si...? (A propósito de la solidaridad de los mexicanos)

Alejandro Rubín de Celis

El papel fundamental que han jugado miles de mexicanos en las labores de rescate y ayuda a los damnificados con motivo de los sismos registrados en la Ciudad de México y en estados del sur del país es una muestra clara de nuestro profundo sentido de solidaridad y apoyo para con nuestros compatriotas y de que somos capaces de ejercer la presión necesaria para que autoridades y partidos políticos reaccionen ante la desgracia.


¡Sí se puede!

Juan Antonio González

La tragedia del pasado 19 de septiembre activó de nuevo a la sociedad. Como hace 32 años, México se unió en un propósito: ayudar a los otros.

         El día del temblor ha renacido la esperanza de alcanzar un país más justo para todos, un país donde todos cuenten por igual, uno donde las diferencias entre quienes tienen mucho y los que no tienen nada, no resulte tan abismal.


Mantener el paso

En las recientes luchas ciudadanas en las que se han obtenido algunas pequeñas victorias en San Luis Potosí hay aún enormes desafíos que ponen a prueba la capacidad de cohesión entre los distintos grupos sociales que participan. El hartazgo respecto de los enormes excesos de políticos y funcionarios públicos  llevó sin quererlo a la formación  de un movimiento social vigoroso que no se veía desde 1991 cuando el doctor Salvador Nava Martínez contendió por la gubernatura del estado.


Carta abierta al gobernador de SLP sobre la nomina secreta de la Auditoría Superior del Estado.

C. Juan Manuel Carreras López.

Gobernador Constitucional del Estado de San Luis Potosí.

PRESENTE    

Conocimos hace unos días un acto más de corrupción en la Auditoría Superior del Estado (ASE). Un diario local publicó documentos que demuestran el desvío de 2 millones 700 mil pesos para el pago de una nómina secreta autorizada nada menos que por quien fuera titular del órgano fiscalizador, José de Jesús Martínez Loredo. ¿Y qué ha hecho Usted, Gobernador Juan Manuel Carreras, para que se castigue este irrefutable acto de corrupción? ¿No debería estar el Procurador de Justicia trabajando ya (desde el primero minuto en que se conoció el caso documentado) en una investigación para que se castigue a los responsables de este delito? ¿O dejará que quede impune como tantos otros casos en San Luis Potosí? ¿Qué más necesita su gobierno para actuar frente a tan contundentes pruebas de  la comisión de un delito que daña el patrimonio de todos los potosinos?

En el Gobernador del Estado, como cabeza del Poder Ejecutivo, es en quién recae el uso responsable, encauzado al bien común, de la asignación de los fondos que todos los ciudadanos aportamos con el pago de nuestros impuestos, al mismo tiempo que es el responsable directo del buen manejo de los recursos del erario y de que se sancione a quienes hacen mal uso de ellos.

En el caso de la nómina secreta de la ASE está claro que se desviaron recursos no considerados en el presupuesto de la Auditoría que fue aprobado por el Congreso. El delito cometido es innegable. ¿Por qué entonces no ha dado instrucciones al Procurador del Estado para que inicie una investigación (que sería mero trámite pues las pruebas son contundentes) y se castigue cuanto antes a los responsables no sólo con cárcel sino obligándolos a que regresen el dinero que se robaron? Y obviamente denunciar ante Hacienda a los que recibieron el dinero para asegurar que hayan pagado los respectivos impuestos.

Pero si no van a hacer lo que por obligación constitucional y legal les corresponde a Usted, al Procurador y a los demás funcionarios con atribuciones para castigar estas anomalías, entonces mejor renuncien y dejen que los ciudadanos, que somos los mandantes, nombremos a un gobernador que tenga más compromiso con la población que con los funcionarios de su propio grupo.

Y si ya está haciendo algo al respecto y sobre otros casos como el de la ecuación corrupta, en torno al cual no se han deslindado responsabilidades desde hace ya cuatro meses, manténganos bien informados   sobre los pasos que se están dando para que los ciudadanos estemos en condiciones de vigilar que se esté cumpliendo la ley y se haga justicia. Se gastó mucho dinero en informarnos de los desayunos y otras cosas que sin duda hacen falta, pero la mayoría de los ciudadanos consideramos que el combate a la corrupción es prioritario.

 

A t e n t a m e n t e

Ing. Guillermo Pizzuto Zamanillo.

FRENTE CÍVICO POTOSINO